Blog

¡Alguna vez has pensado en escribir y grabar tu propia música!

No lo pergunto. ¡Lo se!

Por suerte, en el siglo XXI, si tienes un ordenador, todo será más fácil. Podrás producir tu música solo con eso y tu cerebro.

El mundo de la producción musical ha evolucionado, se ha vuelto asequible, y puedes empezar a crear con muy pocos recursos. Estos son los pasos para crear tus propios temas:

  1. Escucha música: analiza. 
  2. Entiende las bases de la música.
  3. Aprende sobre el sonido
  4. Hazte con software. Varios programas.
  5. Aprende de lo que han hecho otros y luego mejóralo. No inventes otra vez la rueda.
  6. Prueba, prueba y prueba. Juega hasta que encuentres.

Escucha música: analiza.

¿Ves que todos los temas tienen una estructura? Entender como funciona la estructura de tu género favorito es esencial para poder crear música. En realidad, la mayoría de las canciones solo tienen unos cuantos compases que se repiten. El orden en que se repiten las cosas es la estructura. La mayoría de las canciones se basan en la fórmula del Verso y el Estribillo (el estribillo es lo que la gente se aprende y canta en alto).

La estructura más básica es:

  • Estribillo
  • Verso
  • Estribillo
  • Verso

En temas más trabajados encontramos Pre-Estribillos, Puentes, Intros y Cierres, siendo la estructura más habitual en los últimos años.

  • Intro — Comienzo de la canción (en los 80 era a menudo instrumental)
  • Verso — Historia de la canción
  • Pre-Estribillo — Preparación armónica para el estribillo
  • Estribillo — Estribillo
  • Verso — Continuación de la historia. A veces varia la letra.
  • Estribillo – Estribillo
  • Puente – Climax. un tema nuevo, basado en los anteriores, que evoluciona la canción (en los 80, era un solo de saxo o guitarra
  • Cierre – En acordes finales, bruscamente o en Fade Out (miles de variantes)

Como ves, podrias combinar todos estos elementos de miles de maneras diferentes. Entender de estructura dará coherencia y profesionalidad a tu canción.

Analiza los temas que más te gustan e identifica estos elementos.

Entiende las bases de la música.

No es necesario hoy en día saber toda la teoría de la música a nivel de escuela superior, pero si es imprescindible entender como funcionan los tiempos, los compases, las tonalidades y los acordes. A todo esto se suma entender como funcionan unos instrumentos con otros y lo que cada instrumento puede hacer. Saber leer música es siempre un plus.

Es mucho más sencillo de lo que crees. Solo requiere un poco de práctica. Si te gusta la música, solo con oir y prestar atención muchas de estas cosas ya las tendrás avanzadas.

Aprende sobre sonido.

Aprende todo lo que puedes sobre grabación y microfonía, así como sobre los efectos y las mesas de mezcla. Hoy en día, un equipo mínimo puede dar un resultado espectacular y profesional, si sabes como usarlo.

Ya no solo serás un compositor: podrás comenzar a producir profesionalmente tus ideas. Podrás ver los resultados salir por los altavoces.

Hazte con el Software. Varios programas.

Hay mucho software gratuito por ahí que está muy bien para empezar a hacer cosas, como Audacity, pero si logras un buen parque de programas de software, de plugins y los dominas, no tendrás limite. El límite lo pondrá tu creatividad.

Hay muchos programas a investigar, como

  • LOGIC PRO X / GARAGEBAND
  • FL STUDIO (antiguo Fruity Loops)
  • CUBASE. R..
  • ABLETON LIVE

Y miles de plugins para crear sonidos profesionales sin tener que contratar a una banda o una orquesta.

Aprende de lo que han hecho otros y luego mejóralo. No inventes otra vez la rueda.

La música existe desde que existe la humanidad: es muy difícil que algo sea fresco. Lo que buscamos como artistas es conectar con un público y sorprenderlos, hacerles sentir lo que nosotros contamos. Eso es lo que se ha hecho siempre. Lo ideal es que aprendas cómo lo han conseguido otros antes, desde Beethoven, Brahms, Wagner a los Beatles o Lady Gaga. Entiende sus métodos. Estúdiales. Y luego, dale un toque personal que hará que tu canción sea única y solo la hayas podido hacer tu.

No tiene sentido que intentes descubrir lo que ya está inventado. Aprende de los que han venido antes, como otros aprenderán de ti

Prueba, prueba y prueba. Juega hasta que encuentres.

El arte no es ciencia. No hay verdades absolutas y todo cambia cada año. Así que intenta romper tus propias barreras, investiga y busca tu estilo. Haz pruebas. Guárdalas (a veces, algo que descartaste hace años ahora te gusta por alguna causa) Prueba y vuelve a probar. Dale otro tempo. Dale otra instrumentación. Disfruta y aprende mientras lo haces.

Es muy gratificante cuando ves tu obra evolucionar desde una idea hasta algo que sale por un altavoz. Vale la pena el esfuerzo.

[addthis tool=”addthis_inline_share_toolbox”]

Si quieres aprender a producir temas, no te pierdas este curso:

Esta web usas cookies y puede preguntarte por tus datos personales para mejorar tu experiencia.